¿Qué es la inflación?


¿Qué es la inflación?

La eficacia de una política monetaria en un país radica en la cantidad del circulante (o dinero) que está rotando continuamente dentro de su economía llegando a sus metas de inflación. En los últimos años, la política monetaria peruana se ha modernizado y el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) es comparado con los principales bancos centrales del mundo al tener una inflación controlada y una política interna poco afectada por los vaivenes coyunturales. Si miramos atrás, en febrero de 1997, hace 23 años, la inflación anualizada llegó a bajar a tasa de un dígito: 9.4%, dejando atrás un amplio período en el que el nivel de precios crecía a ritmos anuales de dos, tres y hasta cuatro dígitos en tiempos de hiperinflación.

Recordemos que entre agosto de 1987 y agosto de 1990, la inflación acumulada en este período fue 7,650%. Los efectos dañinos más visibles fueron la pérdida de poder adquisitivo de las familias, cada día las amas de casa encontraban distintos precios en los artículos de primera necesidad, lo que generaba acaparamiento por parte de las familias más pudientes y escasez en las familias de menores recursos.

Ya en las dos últimas décadas, la inflación ha sido controlada por el BCRP gracias a la política monetaria establecida, 1) cantidad de circulante en la economía, 2) manejo de la tasa de referencia, 3) distintas acciones de mercado abierto entre otras, lo que llevó a que la inflación promedio anual disminuyera a cerca de 3%.

Si bien hubo episodios en los que la inflación superó el rango meta por choques de oferta (alza de precios de alimentos, combustibles o depreciación cambiaria), el BCRP adoptó medidas preventivas para que la inflación retorne a los objetivos y evitar que esos factores temporales se trasladen a las expectativas inflacionarias e incrementos de precios permanentes.


Definición

Según el BRCP, la inflación es un incremento generalizado y continuo de precios, lo que equivale a la desvalorización de la moneda con consecuencias negativas en la actividad económica y en el bienestar de la población. Por el contrario, cuando se observa una caída generalizada y continua de precios, estamos frente a una deflación, países como Japón tuvieron periodos amplios de este fenómeno.

La inflación se determina a través del equilibrio entre la demanda y la oferta de dinero. A más dinero circulando en el mercado, las expectativas inflacionarias aumentan, por el contrario, cuando la masa monetaria se mantiene controlada la inflación se mantiene baja y en los estándares de los bancos centrales. El banco central, o quien haga sus funciones en cada país, es el responsable de fijar la oferta de dinero y la demanda dependerá de la cantidad de bienes y servicios intercambiados.


Un ejemplo de inflación

Supongamos que vivimos en un país donde cada semana el precio de un automóvil aumenta en S/30 soles. Si quieres comprarte ese automóvil que vale S/50,000, la próxima semana valdrá S/50,030 y la siguiente S/50,060, de esta forma te costará más adquirir este bien mientras pase el tiempo, mientras más te demores en llegar al objetivo este tendrá un mayor costo. Al cabo de un año, ese automóvil costará S/51,560, el precio subió continuamente y se generó inflación de 3.12% en este bien. Es cierto que este ejemplo es muy simple, en la economía los precios suben y bajan continuamente, obteniendo el porcentaje de inflación de un conjunto de productos y servicios que se miden muy de cerca.


¿Cómo se mide la inflación?

La inflación se mide a través de la variación del nivel general de los precios entre dos periodos consecutivos, si esta tasa es positiva, diremos que hay inflación y si es negativa habrá deflación.

Para poder llevar un mejor control de alza o baja de los precios de la economía en nuestro país y sabiendo que no es posible hacerle un seguimiento a todos los productos y servicios que se consumen en este, se selecciona una canasta con productos y servicios representativos, a la que se le denomina canasta básica, la cual sirve como referencia para que con la base de precios de esta se calcule un indicador que representa los precios de bienes y servicios de una economía, a este indicador se le conoce como Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Si en el 2016 el valor la canasta básica para una familia de conformada por cuatro personas era S/100 y en 2020 la misma canasta le cuesta S/110, esto nos quiere decir que hubo un incremento de 10% en el transcurso de cuatro años, ya que esta familia necesitó de 10 soles más para comprar los mismos productos y servicios y recibir el mismo nivel de bienestar en su consumo.


¿Quién controla la inflación? ¿Cómo lo hace?

El BCRP es quien define las acciones de política monetaria para asegurar el logro del objetivo de inflación anual y mantener la estabilidad monetaria del país. El instrumento principal que controla el BCRP es la tasa de referencia, con ella ejerce un control del costo del dinero en un país a través de políticas expansivas y contractivas. Cabe señalar que esta tasa de referencia sirve también de guía para el resto de instituciones del sistema financiero y, con ello, ayuda a la formación de expectativas futuras de inflación y tasas de interés de todo el sistema. En resumidas cuentas, la tasa de referencia es uno de los mecanismos principales para controlar la inflación y cumplir con los rangos meta entre 1 y 3% al año trazados por el mismo BCRP desde el año 2007. Sin embargo, existen factores que están fuera de control de este que hacen que el índice sobrepase este rango ocasionando que los precios suban o bajen repentinamente, por ello el BCRP toma medidas para que este tipo de distorsiones no sean por periodos largos y poder mantener una estabilidad económica del país.

Según un análisis del BBVA research la inflación se redujo de 1,8% en setiembre a 1,7% en octubre 2020 en términos anuales. Cabe mencionar que desde hace poco más de un año esta tasa se mantiene relativamente estable, fluctuando entre 1,6% y 1,9%. La inflación que excluye a los alimentos y la energía, una medida más tendencial del ritmo al que avanzan los precios, también descendió de 1,8% en setiembre a 1,7% en octubre y desde marzo fluctúa en un rango que va de 1,7% a 1,9%.

En el caso excepcional de este año de pandemia, por la magnitud de los choques que enfrenta la economía, la tasa de referencia se ubica en niveles cercanos a cero propiciando la reducción del costo del dinero, incentivando el crédito de empresas y personas y evitando que la economía caiga en recesión. Esta acción fue tomada por muchos bancos centrales a nivel global.


¿Debemos considerar la inflación al momento de adquirir un producto financiero?

Pues sí. Sabiendo que la inflación repercute directamente en el poder adquisitivo de nuestra moneda, en la medida de que la inflación aumente, los precios lo hacen, y necesitaremos de más dinero para seguir comprando nuestra canasta básica. Por lo tanto, si la inflación estimada para el presente año 2020 es de 2%, para hacerlo simple, significa que nuestro dinero valdrá 2% menos, es decir, si tengo S/100 al inicio de año y los mantengo en mi bolsillo durante un año, al cabo de este plazo tendré solo S/98 en términos reales, esos S/100 me alcanzarán para comprar bienes y servicios solo por S/98 dentro de un año. Teniendo en cuenta esta definición, si quiero conservar el valor de mi dinero en el tiempo, deberé encontrar una alternativa de ahorro o inversión que por lo menos me genere una tasa de interés de 2% al año (TREA) y ganar intereses que compensen esa pérdida de valor. Así que, si encuentras alguna alternativa de ahorro que te ofrezca menos de 2%, recházala, además, revisa bien las condiciones de cualquier campaña publicitaria que ofrezca viajes, departamentos, autos, incluso es posible que la rentabilidad ofrecida sea negativa.

Sabiendo el efecto de la inflación en los productos de inversión o ahorro, puedes también revisar los efectos en los productos de crédito, si tienes la suerte de encontrar uno que ofrezca 2% o una cifra muy cercana (TCEA), tómalo, sabrás que el dinero tendrá un costo barato.


Conclusiones y recomendaciones


1. Mientras exista autonomía en las decisiones del BCRP podremos tener una política monetaria estable en la que se base y promueva el crecimiento del país.

2. El BCRP actualmente tiene un buen control de la Inflación, llegando al rango meta de entre 1% y 3%. Recordemos que debe existir un porcentaje mínimo de inflación en los rangos establecidos de lo contrario podríamos frente a una recesión de la economía.

3. Tener claro los conceptos de inflación nos permitirá tomar mejores decisiones en nuestras finanzas personales y sabremos orientar a nuestra comunidad en la manera correcta de invertir, ahorrar o financiarse.
Escrito por: Karla Vera - Asesora de inversiones en TasaTop
Edición: Alfredo Cardoso

Fuentes:

Diario Gestión

BCRP

Diario Gestión

Banco Central de Reserva del Perú

Banco Central de Reserva del Perú

BBVA Research

Anterior Siguiente