Mundo Fintech en Perú

En este mundo tan diverso y de cambios continuos, se ha identificado que no sólo basta tener presencia en Internet, navegar, comparar, investigar y qué producto o servicio es la mejor opción para una determinada necesidad; esto interpretado desde cualquier industria o mercado.

El mercado de las Fintech en Perú está despertando, en una realidad tan rica como la nuestra donde el clima del microcrédito es uno de los mejores del mundo, con altos índices de informalidad, con una oferta de crédito aún pobre en los segmentos menos favorecidos, y con una amplia diversidad cultural y geográfica, es un verdadero reto y oportunidad crear o adaptar herramientas tecnológicas de punta que hoy en día tenemos al alcance de nuestras manos, a una necesidad evidente en el sistema financiero; aún la demanda es mayor a la oferta.

Existen cientos de esfuerzos a nivel global por hacer crecer el segmento de intermediación directa de los mercados financieros, salvando las distancias con el mercado de valores, el ingenio del emprendedor y la falta de entendimiento del mercado por parte de las grandes empresas ha hecho que poco a poco vayan habiendo iniciativas muy interesantes que juntan personas con excedentes de dinero con aquellos que lo necesitan a través de un smartphone, los beneficios: rapidez, acceso desde cualquier lugar, menores costos, entre otros. Este tipo de financiamiento viene en crecimiento, el ir al banco y solicitar un crédito o depositar el dinero en una cuenta para que estos a su vez sean prestados a otros viene siendo erosionado progresivamente, los inversionistas están financiando directamente muchos proyectos con un costo de riesgos menor y aceptado por ambas partes.

Esta vorágine de creatividad tiene implicancias directas en el sistema financiero formal. La norma no está adaptada a este tipo de iniciativas y que en vez promocionarlas, las enfría. Ya era hora que las entidades reguladoras de los mercados de valores y financieros tengan trabajo que hacer, es decir, trabajo y desarrollo distinto al que vienen haciendo en salvaguarda de los fondos y la transparencia. La innovación está haciendo que estos engranajes comiencen a moverse y a hacer ruido, el reto principal estará en promover el mercado a través de distintas fuentes de financiamiento tradicionales y vanguardistas sin que ello signifique atraso burocrático, por el contrario se debe catalizar la competitividad, reducción de costos, apertura de oferta, tribuna para instituciones menores, adaptación de productos, entre otros.

Hace una semana, fui con mi socio Dante León a un evento sobre Fintech que organizaba una prestigiosa universidad en Lima, grande fue nuestra sorpresa al encontrar más de 150 personas que pugnaban por opinar y preguntar sobre las tendencias del mercado, muchos de ellos tenían iniciativas en cartera y se sentía la ebullición inminente del tema en esa sala. Así como los asistentes a ese evento tienen las ganas de innovar, imaginemos la cantidad de realidades distintas en otras partes de Lima y del Perú que empujan cada uno desde su lado por dar bienestar y desarrollo a la sociedad a través de nuevas tecnologías financieras "tropicalizadas". Lo que parecía un círculo bastante pequeño y cerrado, resultó ser una comunidad informada, innovadora y evidentemente superpuesta al mercado financiero.

Desde hace unos meses, estamos en proceso de desarrollo de una herramienta que buscará dinamizar la competencia en el sistema financiero tradicional. Al igual que muchas iniciativas que apuestan por aportar su grano de arena a este nuevo ecosistema, buscaremos ocupar un espacio dentro del segmento objetivo. Estamos seguros que presenciaremos a las Fintech peruanas en un rol protagónico en pocos años y poseer una parte interesante del mercado financiero ya sea colaborando con el sistema tradicional o siendo una sólida alternativa complementaria.

Por: Alfredo Cardoso
Anterior