Fintech, el mercado de moda

El término fintech proviene de la unión de las palabras finance y technology (finanzas y tecnología en Inglés). Por tanto, Fintech es el sector económico dedicado a ofrecer soluciones financieras, en seguros, operaciones bancarias y financiamiento con ayuda de la tecnología, ya sea vía web o vía aplicación móvil. Es decir, las empresas Fintech son startups (o empresas vía internet en crecimiento) que ofrecen servicios financieros.

Las Fintech no son una tendencia reciente en el mundo. La primera empresa fintech fue PayPal, empresa estadounidense fundada en 1998 que permite realizar pagos y transferencias entre usuarios por medio de la web. Desde ese entonces, las fintech se han desarrollado con funciones diferentes, más allá de solo realizar transferencias bancarias. Los productos van desde consulta de tasas de interés hasta educación financiera. Según la fintech española Fellow Founders, al año 2020 más del 60% de los clientes de banca hará uso de la tecnología para acceder a estos servicios. Además, el aumento en la venta de aparatos móviles es bastante evidente: cada vez más personas poseen un Smartphone.

Analizando el mercado latinoamericano apreciamos que según cantidad de fintech, el líder es México con 158 empresas. En segundo lugar se encuentra Brasil con 130 seguidos de Colombia, Argentina y Chile con 77, 60 y 56 fintech respectivamente [1]. Sin embargo, un gran problema en Latinoamérica es la baja bancarización pues solo el 52% de la población tiene algún tipo de depósito o cuenta bancaria siendo este el mayor reto (u oportunidad) en esta parte del mundo.

Según el último informe de Finnovista, en Perú existen 47 Fintech concentradas en número en el segmento de préstamos en línea 24% (Lending), Pagos y remesas 21% (Payments and Remittances) y Comercio y Mercados 11% (Trading & Markets). Somos un mercado en desarrollo dado que nuestra tasa de bancarización es más baja que el total latinoamericano con 40%, el país con más bajo índice de bancarización en la región. Debido a la baja tasa de bancarización y la informalidad que se presenta en nuestro país, las fintech no representan aún una amenaza para la banca tradicional como si ocurre en países con mayor participación como Inglaterra (líder mundial en este rubro). Para que las fintech empiecen a ganar terreno, primero la población debe empezar a ver a la banca tradicional con otros ojos. Esto significa reducir la alta informalidad, la pobreza, la falta de infraestructura y la desprotección al acreedor y por otra parte aumentar la educación financiera. En otras palabras, en nuestro país las fintech podemos trabajar de la mano con los Bancos en la inclusión financiera y crecimiento del mercado.

Por: Fernando Sebastiani
Edición: Gisela Peralta

[1] Instituto Iberoamericano de Mercados de Valores


Webs consultadas:

Semana Economica, El Comercio, Midpointfx, Fellowfunders y Hipertextual.

AnteriorSiguiente